Los pies son parte del correcto equilibrio y estabilidad del cuerpo. Ayudan a la espalda con su trabajo diario y son los que soportan el peso y el cansancio del cuerpo. Por tanto, si llevamos siempre un especial cuidado en partes de nuestro cuerpo como las uñas, las manos o el pelo ¿Por qué no hacer lo mismo con nuestros pies?

Como ya sabes, los pies es uno de los pilares fundamentales de nuestro cuerpo y también una de las partes que más sufren, ya que se resienten mucho cada vez que caminamos o cuando hacemos ejercicio. Por eso, se merecen que los mimes y los cuides.

Es posible que no siempre los cuidemos como deberíamos y a la larga puede suponer un gran problema. Para evitarlo es tan sencillo como empezar por un pequeño cambio de hábitos tras la ducha y así mantenerlos limpios y cuidados. Sigue nuestros trucos caseros para el cuidado de tus pies y podrás lucir unos pies perfectos rápidamente ¡Toma nota!

  • Baño caliente de pies. Es recomendable que al menos una vez por semana realices un baño especialmente pensado para tus pies. Para ello solo tienes que sumergirlos en agua caliente con sal gorda durante media hora. Es un tratamiento bastante sencillo que hará que notes los pies mucho más descansados y relajados
  • Baño con contraste de agua caliente y fría. Un baño que alterne entre agua caliente y fría sirve para mejorar la circulación de los pies. Para realizarlo correctamente solo necesitas un par de minutos: Introduce tus pies en agua caliente durante unos dos minutos y seguidamente haz lo mismo con el agua fría. Realiza este proceso durante cuatro veces cada 15 días y verás como tus pies lo agradecen.
  •  Utiliza una Piedra pómez. Esta roca volcánica compuesta por una baja densidad y una elevada porosidad es un elemento indispensable para el cuidado de los pies. Utilízala una vez por semana después de la ducha en aquellas partes del cuerpo como los talones donde se suelen formar durezas o callos.
  • Mímalos con un buen masaje. Sí masajeas tus pies todas las noches con alguna crema hidratante evitarás las durezas y además favorecerás a su relajación. Este masaje debes realizarlo con las dos manos ejerciendo un poco de presión en forma de círculos.
  • Pies limpios y secos. Como otra parte del cuerpo que secas tras la ducha, es muy importante que mantengas tus pies limpios y secos para evitar hongos. ¡Es muy importante!
  • Exfolia tus pies. Aunque te lo contamos para tus pies, este truco también lo puedes utilizar para exfoliar el resto de tu cuerpo. ¡Es muy fácil!. Vierte en un bol un poco de aceite corporal y dos cucharadas de azúcar,  esparce el aceite y los granos de azúcar por tus pies mientras te das un leve masaje. Así, no solamente eliminarás las células muertas de tus pies sino que ayudarás a mantener hidratados tus talones.
  • Usar unas buenas zapatillas al llegar a casa. Este truco está más pensando en la comodidad de tus pies y de tu espalda así como para evitar la agrietación de tus talones. Es muy importante que al llegar a casa puedas descansar tus pies en unas zapatillas con una suela correctamente acolchada o que tengan una cuña un poco elevada para que tu espalda pueda descansar  y recuperarse del largo día de trabajo. Andinas ofrece para favorecer el mimo de tus pies una gama de suela Soft con unas propiedades especiales que te permitirán descansar y reponer fuerzas para el día siguiente. ¡Dale un capricho a tus pies!

Como ves, estos sencillos y prácticos consejos, solo te supondrán unos minutos de tu tiempo diario y a cambio conseguirás unos pies perfectos y más sanos libres de durezas o de posibles callos. ¿Cuál vas a probar primero?